Deprecated: Function create_function() is deprecated in /home/saber/public_html/media/widgetkit/widgets/lightbox/lightbox.php on line 49
¿Cómo estará el incrédulo en el día del juicio?

¿Cómo estará el incrédulo en el día del juicio?

Un gran terror se apoderará de las almas el día de la resurrección.

«Y no penséis que Dios está desatento a lo que hacen los malhechores: sólo les concede una prórroga hasta el Día en que sus ojos se quedarán fijos de horror.» (Corán 14:42)

El incrédulo será resucitado tal como lo describe Dios mismo:

“El Día en que salgan precipitadamente de sus tumbas, como corriendo hacia una meta, abatida la mirada, abrumados por la humillación: ese Día que les fue prometido una y otra vez... » (Corán 70:43)

El corazón estará atribulado, temeroso de la retribución que le aguarda.

« Y algunos rostros estarán ese Día cubiertos de polvo, ensombrecidos por la tristeza: ¡estos serán los que negaron la verdad y estaban sumidos en la iniquidad! » (Corán 80:40-42)

« Y no penséis que Dios está desatento a lo que hacen los malhechores: sólo les concede una prórroga hasta el Día en que sus ojos se quedarán fijos de horror, mientras corren confusos de un lado a otro, levantadas sus cabezas, incapaces de apartar los ojos de lo que contemplan, y en sus corazones habrá un vacío atroz. » (Corán 14:42)

Los incrédulos serán reunidos en una planicie, tal como nacieron (incircuncisos y desnudos) sus rostros estarán atónitos, confundidos, sordos y mudos.

« Y sólo aquel a quien Dios guía está en el camino recto; pero a quienes deja en el extravío, no encontrarás tú quien les proteja de Dios: y cuando les reunamos en el Día de la Resurrección, postrados sobre sus rostros: ciegos, mudos y sordos, y con el infierno por destino; cada vez que el fuego amengüe, atizaremos para ellos llamas abrasadoras. » (Corán 17:97)

« Pero quien se aparte de Mi recuerdo tendrá una vida de desdichas; y en el Día de la Resurrección le haremos comparecer ciego. » (Corán 20:124)

Tres veces intentarán excusarse ante Dios, la primera con mentiras evidentes, dirán “los profetas no vinieron a nosotros”. Pero Dios dice en su Libro:

“Quien elija seguir el camino recto, lo sigue sólo en beneficio propio; y quien elija extraviarse, se extravía sólo en detrimento propio; y nadie habrá de soportar la carga de otro. Además, no castigamos hasta haberles hecho llegar a un enviado.” (Corán 17:15)

“¡Oh, seguidores de la Biblia! Ahora, tras un largo intervalo sin enviados, ha venido a vosotros Nuestro Enviado para aclararos la verdad, no fuerais a decir: “No vino a nosotros ningún portador de buenas nuevas ni ningún advertidor”: pues ahora ha venido a vosotros un portador de buenas nuevas y un advertidor, y Dios tiene el poder para disponer cualquier cosa.” (Corán 5:19)

La segunda vez, intentarán excusarse reconociendo su culpabilidad, incluso los demonios intentarán excusarse por los hombres que extraviaron:

“Su compañero (su demonio que lo acompañó en vida) dirá: “¡Oh, Sustentador nuestro! ¡No fui yo quien empujó a su mente consiente al mal, sino que se hundió en un profundo extravío ella sola!” (Corán 50:27)

Pero Dios, El Sabio, no puede ser engañado y dirá:

“Él dirá: ‘¡No discutáis en Mi presencia, pues os dí un preaviso! ¡El juicio emitido por Mí es inmutable; pero no soy injusto en absoluto con Mis criaturas!’” (Corán 50:28-29)

La tercera vez, el alma malvada recibirá un libro con el registro de sus obras, donde no se omite nada.

« Y será presentado el registro; y verás a los culpables atemorizados por lo que ven en él; y exclamarán: “¡Ay de nosotros! ¡Qué registro es éste! ¡No omite nada, ni pequeño ni grande, sino que lo detalla todo!  Pues encontrarán frente a ellos todo lo que hicieron, y tu Sustentador no es injusto con nadie. » (Corán 18:49)

Luego de recibir el registro de sus obras, los perversos serán reprochados frente a toda la humanidad.

Y serán presentados ante tu Sustentador en filas, y dirá Él:

“¡Ahora, en verdad, habéis venido a Nosotros, tal como os creamos por primera vez a pesar de que decíais que no concertaríamos una cita con vosotros!” (Corán 18:48)

El Profeta Muhámmad dirá: Esta es la gente que no creía en Dios[1].

Esta gente negaba a Dios a pesar de las bendiciones que Él les concedía.

A cada uno Dios le preguntará: ¿Creías que nos encontraríamos? Y cada uno responderá “No”.

Entonces Dios les dirá: Hoy eres olvidado, así como antes te olvidaste de Mí[2]

Y como el incrédulo no dejará de mentir, Dios sellará su boca, y su cuerpo atestiguará contra él.

« Ese Día sellaremos sus bocas pero sus manos Nos hablarán, y sus pies dará testimonio de lo que se han ganado [en vida]. » (Corán 36:65)

Además de sus propios pecados, el incrédulo cargará con la culpa de aquellos a quienes él descarrió.

“…y, cuando se les pregunta, “¿Qué ha hecho descender vuestro Sustentador?” suelen responder, “¡Fábulas antiguas!” Por eso, en el Día de la Resurrección soportarán todo el peso de sus cargas, y también parte de las cargas de esos ignorantes a quienes han extraviado: ¡Ah, qué horrible carga les será impuesta!” (Corán 16:24-25)

Una sensación de profunda angustia, privación y tristeza se sumará al dolor físico.

« Ciertamente, quienes malvenden su pacto con Dios y sus compromisos por un precio insignificante no tendrán parte en las bendiciones de la Otra Vida; y Dios no les dirigirá la palabra ni les mirará el Día de la Resurrección, ni les purificará de sus faltas; y les aguarda un doloroso castigo. » (Corán 3:77)

Mientras tanto, el Profeta Muhámmad, que intercederá por los creyentes, no intercederá por los incrédulos aunque estos lo pedirán, ya que adoraron falsas deidades en lugar de al Único, al Verdadero Dios.

« …mientras que los malhechores no tendrán quién les proteja ni nadie que les auxilie [en el Día del Juicio]. » (Corán 42:8)

Sus santos y guías espirituales se desentenderán de los malvados, y desearán volver a la vida para desentenderse de aquellos.

“Entonces dirán sus seguidores: ¡Si tuviéramos otra oportunidad, nos desentenderíamos de ellos como ellos se han desentendido de nosotros!  Así les mostrará Dios sus acciones, tendrán un amargo remordimiento; pero no saldrán del fuego.” (Corán 2:167)

El sufrimiento del alma malvada será tan intenso, que rogará: ¡Oh, Señor! Apiádate de mí y ponme en el fuego. Él les preguntará: ¿Desearías poseer todo el oro de la tierra para pagarlo como tu rescate? A lo que el malvado responderá “si”; y Dios le dirá: Se te pidió antes algo mucho más fácil: que adores sólo a Dios sin asociarle nada[3].

« Y sin embargo, no se les ordenó sino que adoraran a Dios, sinceros en su fe en Él solo, apartándose de todo lo falso; y que fueran constantes en la oración, y gastaran en limosnas: pues ésta es una ley moral de probada solidez y claridad. » (Corán 98:5)

« Pero aquellos que están empeñados en negar la verdad, sus obras son como un espejismo en el desierto que el sediento cree agua, hasta que al acercarse, descubre que no era nada: en su lugar, descubre que Dios ha estado siempre con él, y Él le saldará íntegra su cuenta, pues Dios es rápido en ajustar cuentas. » (Corán 24:39)

« …pues Nos habremos vuelto hacia todas las obras que hayan hecho, y las habremos convertido en polvo disperso… » (Corán 25:23)

El malvado tendrá entonces en su mano izquierda el registro de sus obras, que escribieron los ángeles que lo acompañaron toda su vida terrenal.

« Pero aquel cuyo registro le sea entregado en su mano izquierda, exclamará: “¡Ojala no me hubiera sido mostrado mi registro, ni hubiera conocido mi cuenta! » (Corán 69:25-26)

« Y aquel cuyo registro le sea entregado detrás de su espalda, llegará a implorar la Aniquilación » (Corán 84: 10-11)

Finalmente, al malvado se le introducirá en el infierno:

« Y los que se empeñaron en negar la verdad serán conducidos en multitudes hacia el infierno hasta que, cuando lleguen a él, se abrirán sus puertas, y sus guardianes les preguntarán: “¿No vinieron a vosotros enviados, de entre vosotros, que os transmitieron los mensajes de Dios y os advirtieron de la llegada de este, vuestro Día?” Responderán: “¡Sí, en verdad!” Pero la sentencia de castigo se habrá hecho inevitable para quienes negaron la verdad. » (Corán 39:71)

Los primeros en ingresar al infierno serán los paganos, luego aquellos de entre los judíos y cristianos que corrompieron el mensaje que les trajeron sus Profetas[4].  Algunos serán empujados al infierno, otros serán introducidos y arrastrados por ganchos[5]. Entonces el malvado deseará que todas sus posesiones se hubiesen hecho polvo, antes de encontrarse allí cosechando los amargos frutos de sus obras.

“Realmente, os hemos advertido de un castigo próximo un Día en que el hombre verá lo que han adelantado sus manos, y el que haya negado la verdad diga: ‘¡Ay! ¡Ojala fuera tierra...!’” (Corán 78:40)

 

Footnotes:

[1] Sahih Muslim

[2] Sahih Muslim

[3] Sahih Al Bujari

[4] Sahih Al Bujari

[5] At Tirmindhi

Fuente: