¿Cuál fue el mensaje de Jesús?

En el tiempo de Jesús, el concepto de la Unicidad de Dios no era nuevo para los hijos de Israel. La Tora decía: “Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor” (Deuteronomio 6:4 NVI).

Sin embargo, las revelaciones de Dios habían sido malinterpretadas y abusadas, y los corazones se habían vuelto duros. Jesús vino a denunciar a los líderes de los hijos de Israel, que habían caído en vidas de materialismo y lujo, y para restituir la ley de Moisés encontrada en la Tora que ellos incluso habían cambiado.

La misión de Jesús era confirmar la Tora, hacer legales cosas que antes era ilegales y proclamar y reafirmar la creencia en Un Creador. El Profeta Muhammad dijo:

“Cada Profeta fue enviado a su nación exclusivamente, pero yo fui enviado a toda la humanidad”. (Sahih Al-Bujari).  

De esta forma, Jesús fue enviado a los Israelitas.

Dios dice en el Corán que le enseñaría a Jesús la Tora, el Evangelio y la Sabiduría.

“Él le enseñará la escritura, le concederá la sabiduría, le enseñará la Tora y el Evangelio”. (Corán 3:48)

Con el fin de difundir su mensaje, Jesús estudió y entendió la Tora, y fue provisto con su propia revelación de Dios: el Inyil o Evangelio. Dios también dotó a Jesús con la habilidad de guiar e influir a su pueblo con señales y milagros.

Dios apoya a todos Sus Mensajeros con milagros que son observables y tienen sentido para la gente a la que el Mensajero ha sido enviado a guiar. En el tiempo de Jesús, los Israelitas eran muy conocidos en el campo de la medicina. Consecuentemente, los milagros que Jesús hizo (con el permiso de Dios) fueron de esta naturaleza e incluyeron retornar la vista a los ciegos, curar a los leprosos y revivir a los muertos. Dios dijo:

“Y cuando hiciste con arcilla la forma de un pájaro con Mi anuencia, luego soplaste en él y se convirtió en pájaro con Mi anuencia, y curaste al ciego de nacimiento y al leproso con Mi anuencia, y resucitaste a los muertos con Mi anuencia”. (Corán 5:110)

 

El niño Jesús

Ni el Corán ni la Biblia se refieren a la niñez de Jesús. Nos podemos imaginar, sin embargo, que como un hijo de la familia de Imran, fue un niño piadoso, devoto de aprender y ansioso de influir a los niños y los adultos alrededor de él. Luego de mencionar a Jesús hablando en la cuna, el Corán inmediatamente relata la historia de Jesús modelando la figura de un pájaro en arcilla, sobre el que sopló y Dios permitió que se convirtiera en pájaro.

“Os he traído un signo de vuestro Señor. Haré para vosotros con barro la forma de un pájaro. Luego soplaré en él, y con el permiso de Dios, tendrá vida”. (Corán 3:49)

El Evangelio de la Infancia de Tomás, uno del conjunto de textos escritos por los primeros cristianos pero no aceptados en el canon del Nuevo Testamento, también se refiere a esta historia. Este relata con algún detalle la historia del joven Jesús haciendo pájaros de arcilla y soplando vida en ellos. Aunque fascinante, los musulmanes creen en el mensaje de Jesús solo como este es relatado en el Corán y en las narraciones del Profeta Muhammad.

A los musulmanes se les pide creer en todos los libros revelados por Dios a la humanidad. Sin embargo, la Biblia, como ésta existe hoy, no contiene el Evangelio que le fue revelado al Profeta Jesús. Las palabras y sabiduría de Dios dadas a Jesús han sido perdidas, escondidas, cambiadas y distorsionadas. La suerte de los textos apócrifos, de los cuales forma parte el Evangelio de la Infancia de Tomás, es testimonio de esto. En el año 325 d.C., el Emperador Constantino intentó unificar la fracturada iglesia cristiana al convocar a una reunión de obispos de todo el mundo conocido. Esta reunión llegó a ser conocida como el Concilio de Nicea, y su legado fue la doctrina de la Trinidad, previamente inexistente, y la pérdida de entre 270 y 4000 evangelios. El concilio ordenó que se quemaran todos los evangelios no considerados merecedores de estar en la nueva Biblia, y el Evangelio de la Infancia de Tomás fue uno de ellos.[1]  Sin embargo, copias de muchos Evangelios sobrevivieron y, a pesar de no estar en la Biblia, son valorados por su significancia histórica.

 

El Corán nos libera

Los musulmanes creen que Jesús, de hecho, sí recibió revelación de Dios, pero él no escribió ni una sola palabra, ni tampoco instruyó a sus discípulos a escribir nada.[2]  Un musulmán no necesita tratar de aprobar o desaprobar los libros de los cristianos. El Corán nos libera de la necesidad de saber si la Biblia que tenemos hoy contiene la palabra de Dios o las palabras de Jesús. Dios dijo:

“Él te reveló el Libro con la Verdad, corroborante de los mensajes anteriores; y reveló antes también la Tora y el Evangelio”. (Corán 3:3)

Y también:

“Te hemos revelado [a ti, ¡Oh Muhammad!] el Libro [el Corán] con la Verdad, que corrobora y mantiene vigente lo que ya había en los Libros revelados”. (Corán 5:48)

Cualquier conocimiento que sea beneficioso para los musulmanes sobre la Tora o el Evangelio está claramente expuesto en el Corán. Cualquiera que sea el bien encontrado en los libros previos es encontrado ahora en el Corán.[3] Si las palabras del Nuevo Testamento actual concuerdan con las palabras del Corán, entonces esas palabras forman parte del mensaje de Jesús que no fueron distorsionadas o perdidas con el tiempo. El mensaje de Jesús fue el mismo mensaje que todos los Profetas de Dios le enseñaron a su gente. El Señor tu Dios es Uno, entonces adóralo a Él solamente. Dios dijo en el Corán acerca de la historia de Jesús:

“Esta es la auténtica verdad. No hay otra divinidad excepto Dios. Dios es el Poderoso, el Sabio”. (Corán 3:62)

 

Footnotes:

[1] Misha'al ibn Abdullah, ¿Qué dijo Jesús realmente?

[2] Sheikh Ahmad Deedat.  ¿Es la Biblia la palabra de Dios?

[3] Sheij ‘Uzaymin. Majmu’ Fataawa wa Rasaa’il Fadilat. vol. 1. p. 32-33

 

Por Aisha Stacey

Fuente: